Internacionales

Biden se acerca a la Casa Blanca tras hacerse con Wisconsin

Después de una noche de infarto, EE.UU. se ha despertado este miércoles sin un ganador de las elecciones presidenciales, después de una campaña larga, tensa y con un final incierto.Donald Trump, que en la madrugada del miércoles se apresuró a declarar su victoria, podría perder la reelección si se le escapan unos pocos miles de votos en alguno de los estados clave. Y es lo que está sucediendo: con el avance del escrutinio en la mañana del miércoles, Joe Biden se ha hecho Wisconsin, que otorga diez votos electorales, y aventaja al presidente en Míchigan, estados que podrían devolver la presidencia a los demócratas.

Buena parte del recuento que queda por hacer es del voto por correo, donde se le supone ventaja al candidato demócrata.

En la mañana del miércoles, todavía faltan seis estados por conocer vencedor. En Nevada y Arizona, el recuento apunta muy favorable para el candidato demócrata. En Carolina del Norte, es muy probable que el vencedor sea Trump, al igual que en Georgia, donde Biden debería ganar casi todos los votos que quedan por contar -aunque la mayoría de ellos provienen de Atlanta, un bastión demócrata- para llevarse el estado.

La elección, por tanto, dependerá de tres estados del ‘cinturón del óxido’, la región industrial de gloria pasada en los Grandes Lagos: Wisconsin, Michigan y Pensilvania. Fue un ‘muro azul’, un territorio claramente demócrata hasta que en 2016 Trump dio la sorpresa y convenció a la clase media trabajadora blanca con su discurso económico populista. Los ganó por la mínima y le dieron la llave a la Casa Blanca.

«Escenario Omaha»
La situación ahora es similar, pero quizá la tendencia favorece a Biden. El exvicepresidente Biden ya se ha adelantado en el recuento tanto en Wisconsin como en Michigan. Si el candidato demócrata gana esos dos estados y confirma su victoria en Arizona y Nevada, sería suficiente para ganar la presidencia. Sería el «escenario Omaha», en el que el voto del segundo distrito de Nebraska, una anomalía electoral de este estado, que divide sus electores por distritos, entregaría las llaves de la Casa Blanca. Si Biden gana Michigan y Wisconsin, y Trump acaba por imponerse en Pensilvania y Georgia, habría un empate que desharía ese distrito de Nebraska, que es, en esencia, la ciudad de Omaha y sus suburbios.

Las autoridades de Michigan esperan que el recuento acabe en la noche del miércoles -madrugada del jueves en España- pero la tendencia era favorable a Biden, que le está comiendo la ventaja poco a poco en ese estado. El exvicepresidente pronosticó en la noche del miércoles que ese sería el escenario, con victorias en Michigan, Wisconsin y Pensilvania.

En ese último estado, el recuento tardará mucho más. En la mañana del miércoles quedaban más de un millón de votos por correo por contabilizarse. «Prometimos que contaríamos todos los votos», aseguró el gobernador del estado, el demócrata Tom Wolf.

En este estado, se enviaron 2,5 millones de votos por correo. De ellos, 1,6 millones eran de votantes registrados como demócratas. Las autoridades de Pensilvania han advertido que aquí el recuento podría alargarse hasta el viernes.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba